fbpx

Puesta en marcha hacia 1824, el mundo de la fotografía era un terreno completamente desconocido. Casi 200 años después tenemos al alcance de la mano un dispositvo móvil que nos permite fotografíar millones de situaciones en diferentes contextos.

Lejos de aquella primera foto realizada por Niepce en placas de plata (la que tenía un tiempo de revelado de varios días), el alcance tecnológico llegó a abrumarnos. Vivimos rodeados de imágenes que nos llegan constantemente y no existe ser que no haya tomado una fotografía a lo largo de su vida.

Es por este motivo que el promedio de la gente considera que la fotografía simplemente consiste en apretar un botón y ¡se hace la magia!

Aquellos que se quieren adentrar en este mundo o simples curiosos que indagan en tecnología, estarán de acuerdo conmigo, que con una simple investigación de mercado se pueden encontrar diferentes marcas, modelos, objetivos, cuerpos, sumado a otros objetos que según la tarea a realizar se vuelven indispensables (Por ej: un trípode).

Es difícil para un principiante elegir entre tanta variedad (Sí, me pasó. En este punto de aprendizaje todo da igual y se prioriza el bolsillo). Y de este paréntesis quiero hacer otro que hace referencia a que comprar por comprar o por buscar iniciarse, caemos en el chasco cuando la cámara que compramos no cumple con las expectativas que teníamos en mente. Afirmaciones como «No puedo sacar fotos de noche» o «Quiero más zoom» o «No tiene tanta definción», son pecados que todos hemos cometido por falta de conocimiento. Lo positivo es que ¡de la experiencia se aprende! (Y a partir de allí, el bolsillo empieza a pedir auxilio…)

Desde este lado de la pantalla queremos dejarte algunas cosas para que tengas en cuenta al momento de buscar una cámara.

Nuestro primer consejo es que determines el tipo de cámara que se ajusta a tus necesidades:

Si sos fotógrafo ocasional, una cámara compacta será más que suficiente (debés saber que no tienen el mejor rendimiento en fotografía noctura). Si tu objetivo es convertirte en fotógrafo profesional y vivir de ello, las cámaras réflex son lo tuyo.

En el caso de las réflex podemos hablar de accesorios que potenciarán su performance: una funda adecuada + una correa de cuello o muñeca (deben acompañar siempre a cualquier cámara) + un juego de filtros + un flash + un trípode.

Una vez que tengamos lista nuestro «kit fotográfico» ¡estamos listos para empezar!

Y aquí empieza a derrumbarse la mítica frase: «La fotografía es fácil, tenés que apretar un botón» (AH, pero cuando le das la cámara a este personaje no sabe por donde empezar o dónde se encuentra el visor, sin contar que la foto final está desenfocada. ¿Era fácil,no?).

La fotografía es una combinación de variables y de reglas: Tiempo de exposición, ISO, diafragma, composición, mantener el horizonte derecho, no subexponer, no sobreexponer, controlar el punto de enfoque, el encuadre, profundidad de campo, balance de blancos, ¿con o sin flash?, ¿en raw o jpg?, ¿con o sin cuadrícula?, ¿qué lente me conviene?, ¿qué filtro necesito?, etc, etc.

¡Resolvé todas estas combinaciones en microsegundos!

Un microsegundo después…el modelo se movió, acabas de perder la fotografía que creías ideal

Luego de haber leído esa pequeña lista de items por conocer y preguntas a responder, ¿seguirías creyendo que es sólo apretar un botón?

#Meraki

Si queres consultarnos algo o dejarnos sugerencias, podes hacerlo escribiendonos a nuestro Facebook o Instagram.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *