fbpx

En nuestro artículo «#Pistas para fotógrafos principiantes» , hablamos sobre temas básicos para quienes inician este camino. Aquí, profundizamos un poco más acerca de un tema que ¡tampoco puede escaparse!

PRIMERO lo primero: Espacio de color.

Un espacio de color es un sistema de interpretación del color, es decir, una organización específica de los colores en una imagen o video. Un espacio de color puede ser arbitrario, con colores particulares asignados según el sistema y estructurados matemáticamente.

Si estás a punto de realizar un archivo para impresión o lo estás pensando, es buena regla que conozcas la diferencia entre RGB y CMYK: una entre las características que pueden influir (no siempre de manera positiva) en la reproducción de los colores. Por esta razón, hoy queremos explicar cual es la diferencia entre los dos modelos.
La selección de un código más que el otro influye en el resultado del trabajo. El error más común es enviarnos el archivo en RGB, mientras que las máquinas trabajan en CMYK.

¿Qué es el RGB?
El codigo RGB es un modelo de colores reconocido a nivel internacional. Este modelo tiene su base en los tres colores primarios rojo (Red), verde (Green), y azul (Blue).
Cuando hablamos de RGB estamos hablando de un modelo basado en la “síntesis aditiva” o sea: es posible representar cualquier color por medio de la suma de los tres básicos. Superponiéndolos todos se obtiene el color blanco.

¿Qué es el CMYK?
Por su parte, CMYK indica un modelo de colores conocido también como cuatricromía. Los colores a los que se refiere son cian (Cyan), magenta (Magenta), amarillo (Yellow) y negro (Key black).
Cuando hablamos de CMYK nos referimos a un modelo sustractivo, que trabaja de manera contraria al modelo RGB: el color se obtiene por medio de la deferente luminosidad de cada tono.
Por medio de la mezcla de los cuatro colores podemos obtener cualquier color del espectro visible.

Los tres modos o modelos de color más usados son los llamados RGB y CMYK, además del «hermano pequeño» del modelo RGB, el sRGB.

Diferencias entre el archivo y la impresión
Este es un tema bastante complejo y para explicarlo de manera clara vamos a simplificarlo un poco.
Los colores que vemos en la pantalla del ordenador son RGB mientras los colores a la hora de la impresión son CMYK.
¿Cuál es la razón? La respuesta es bastante simple: la pantalla permite la visualización con millones de colores mientras la impresión es mucho más estricta. Esta es la razón básica por la que un archivo que se visualiza de una manera al ordenador no siempre corresponde al producto impreso.
Para resumir, si un archivo es pensado por una visualización de pantalla (por ejemplo un elemento gráfico por un sitio web) el sistema RGB es lo mejor porque cubre un espectro de colores más grande.
Si, por otro lado, planeas la realización de un proyecto gráfico para imprimir es mejor pasarlo de RGB a CMYK para que no tengas sorpresas después de la impresión.

Los clientes siempre nos comentan: «Las fotos están más oscuras que como la veo en la pc» Y sí, eso sucede. El pasaje de color entre RGB y CMYK reduce los tonos del color, y es porque este último no alcanza a formar los colores más vivos.»

EL PROCESO

El listado a continuación son los pasos que sigue una fotografía digital hasta acabar impresa en tus manos:

  1. Pulsas el botón de disparo
  2. La luz entra a través del diafragma y el obturador y alcanza el sensor
  3. El sensor la convierte en un archivo informático
  4. Descargas el archivo en tu ordenador y lo abres en tu programa de edición favorito
  5. Procesas la imagen basándote en lo que ves a través de tu monitor
  6. Exportas la imagen una vez procesada en forma de (otro) archivo informático
  7. Envías ese archivo a alguna impresora
  8. Tu imagen se imprime con unas determinadas tintas en un papel con ciertas características (y color)

Hasta ahí todo más o menos claro. Ahora bien, si tenemos en cuenta que las cámaras, los monitores y las impresoras interpretan y reproducen los colores de formas distintas… ¿Qué posibilidades dirías que hay de que lo que ves finalmente impreso en el papel se parezca al resultado que esperabas conseguir en el momento de disparar? Incluso olvidando la realidad fotografiada, ¿hasta qué punto puedes confiar en que se parece a lo que veías en tu monitor durante la edición?

«Una fotografía no está acabada hasta que podemos tenerla presente en un papel ,la impresión de una fotografía no es un complemento, es también la fotografía.«

Antes de hablar de la cámara y sus capacidades, hablemos de la referencia que tenemos para valorarlas: nuestros ojos. Lo primero que tenemos que saber es que somos capaces de apreciar un espectro de color muy amplio, tanto que es mayor que el que son capaces de registrar los dispositivos de captura (cámaras, escáneres, etc.) y del que consiguen reproducir los de salida (monitores, impresoras…).

En el siguiente gráfico puedes ver el espectro visible por el ojo humano (toda la mancha de colores) y en su interior, las formas de las gama de colores que cada espacio de color consigue reproducir.

Pensemoslo con un ejemplo: Los colores del espacio más grande, son visibles para el ojo humano. Luego aparece el modelo RGB que es más grande que el CMYK por lo que hay rincones a la que la impresora NUNCA llegará (hasta ahora).

Los conflictos surgen cuando querés imprimir en el espacio de color CMYK de una impresora una imagen que contiene alguno de los colores que tanto tu cámara como tu monitor son capaces de reproducir (RGB) pero que se encuentra fuera de la zona (fuera de la gama del espacio CMYK).

Para imprimir en CMYK un archivo que se ha capturado y procesado en RGB con garantías hay que hacer una conversión entre sus correspondientes espacios de color. Durante esa transformación si la imagen contiene colores RGB fuera del espacio CMYK tienen que ser convertidos a colores similares dentro del espacio de color del dispositivo de salida para que éste sea capaz de reproducirlos.

Nuestra cámara captura imágenes en un determinado espacio de color RGB, nuestro monitor funciona emitiendo luz y también muestra las imágenes con colores propios de un espacio RGB, pero los dispositivos de salida como las impresoras sólo reproducen colores dentro del espacio de color CMYK.

Esos espacios no se solapan completamente ya que cada dispositivo y proceso tiene una determinada capacidad para cubrir mayor o menor extensión del espacio de color en el que opera, llamada gama de color. Por ese motivo hay colores del espectro visible por el ojo humano que no pueden ser registrados ni reproducidos por todas las herramientas que empleamos.

Modo de color sRGB, el favorito de la web

El espacio de colores sRGB es, como hemos dicho, el «hermano pequeño» del RGB, con la «s» de small, pequeño en inglés. Puede reproducir un rango de colores menor que el modo RGB. Y, sin embargo, se ha convertido en el modelo de color más popular y utilizado. ¿Por qué?

Porque sRGB nació como una manera de simplificar los colores para las imágenes publicadas en internet, que requieren tener un tamaño reducido en cuanto a su peso y que son vistas en dispositivos incapaces de reproducir tantos colores como los que muestra de su hermano mayor.

Muchas aplicaciones, monitores, móviles y tabletas prefieren sRGB para trabajar con imágenes. Android utiliza los colores sRGB para representar sus gráficos, es la base del formato gráfico PNG y es el que utilizan los navegadores web, en los que las imágenes aparecen más claras y saturadas que si usaran el modo RGB. Cuando la velocidad manda, sRGB es el modelo de colores preferido.

Sabemos que es un tema complejo, muchas veces los colores se escapan de nuestras manos. y no quedamos conformes con el resultado de nuestras impresiones.

Existen muchos fabricantes y según el perfil de color que utilicen no siempre serán compatibles o bien representados a la hora de imprimir. Pero para ir achicando el margen de error y no desilusionarse al ver el trabajo impreso, siempre sirve convertir a CMYK.

¡No te olvides!

#Meraki

¿Qué te parece? Si te gustó el artículo, ¡COMPARTILO en tus redes!.

Si queres consultarnos algo o dejarnos sugerencias, podes hacerlo escribiendonos a nuestro Facebook o Instagram.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *